lunes, 16 de mayo de 2011

Lluvia y Cine.



Me gustan los días de lluvia, el olor a café al entrar a casa calada hasta los huesos, y el vaho que se queda en los cristales. También me gustan los días de cine, refugiarte en una habitación con decenas de desconocidos, y darte el lujo de desconectar de tu vida y meterte en otra, en la que puedes ser tanto un chico o una chica, rico o pobre, feliz o triste, malo o bueno; ser un esclavo de otra vida, de otras manos, de alguien que decide por ti sin exigirte que tomes ni una sola decisión, tan sólo depende del personaje que “seas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario