sábado, 8 de octubre de 2011

Penitencias.





Yo misma sé que a día de hoy no soy trigo limpio, soy agua turbia y aire contaminado. ¡Y por elección propia! Porque la he cagado innumerables veces, y todas sabiendo que estaba mal. Muchas no me he sentido culpable. Y ahora me siento culpable por no haberme sentido culpable, ¡no por haberlo hecho! Pero quiero pagar cada uno de mis pecados, sobre todo uno, así que devolveré cada cosa a su sitio y remediaré todos ellos. Porque no me hace falta ir a una iglesia a que me digan cual es mi penitencia, yo solita sé lo que debo hacer para tener la conciencia tranquila. Y lo haré por todos, porque no quiero hacer daño a nadie, y porque joder soy dinamita. Puedo, como todos, tener mucha malahostia y joder a demasiados. Pero no quiero ser así, porque no quiero ser como ellos. Porque no quiero hacer lo mismo de lo que me quejo. Porque no debo hacer lo que no me gustaría que me hicieran, y porque ¡es lo correcto! Porque aunque todo esté yendo mal, yo lo voy a arreglar. Porque nacimos para ser felices y no me voy a equivocar. Así que no me pidas que me vaya, porque no te obedeceré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario