domingo, 23 de octubre de 2011

Placeres


He conocido gente muy rara, todos tienen distintos placeres, a cuáles más absurdos o sorprendentes, pero si en algo coinciden todos es en que los disfrutan con ansias, con unas fuerzas intensísimas, como si se les fuese la vida en ello, y yo disfruto viendo a esa gente hacerlo. Creo que el placer de cada persona es como su huella de identidad. Según su placer, según su manera de disfrutar, según sus jadeos o sus lágrimas o su fuerza, o simplemente sus carencias, según cómo se mueva su inconsciente puedes saberlo todo de esa persona. Absolutamente todo, no es necesario saber cuántos amores ha tenido, ni cuántas peleas, tampoco el número de relaciones sexuales que ha mantenido en el último mes. No. Tan sólo saber cuál es su placer, y su manera de disfrutarlo. Eso te dará el poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario