sábado, 26 de noviembre de 2011



No grites, no llores, no supliques, no crees imposibles, no te detengas, tampoco corras, no te desgastes, ni reposes, no te asustes, no te tranquilices, no te conformes, no repliques. No, no lo hagas. No te construyas tu propia cárcel, no te lastimes precipitándote continuamente al mismo vacío, no crees crucigramas de los que no tienen respuesta, no pienses que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero tampoco vivas pensando en un futuro lejano. No, no hagas nada de lo que te vayas a arrepentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario