jueves, 15 de diciembre de 2011

Son mi oxigeno, mi carbono y mi puta tabla periódica entera.



Que a mí la vida me ha dado bien fuerte y por todos los lados. Que han ayudado ellos, incluso yo misma. Que también he pensado ¿tan hija de puta soy? Y me he sentido una mierda. Que me he vendido en muchas ocasiones por cuatro duros, por decirlo de alguna manera. Que me he topado con las personas equivocadas, o las he visto de una manera que no debería. Que me han jodido y, sobre todo, he jodido. Que he llegado a plantearme si todo lo que toco se pudre tanto o más de lo que lo hacía yo por dentro. Y que la verdad, nada ha sido fácil. Porque hace un año justo, estaba pasando el peor día de mi vida. Pero este… este me he dado cuenta de que tengo una suerte loca. Que aunque las pase putas muchas veces, eso merece la pena si voy a terminar año tras año de esta manera. Porque eso significa que estoy viva, y ellos están conmigo. Porque la verdad, son mi oxígeno, mi carbono y mi puta tabla periódica entera. Porque ¡joder! Son las mejores, y él… él siempre será él aunque guste y duela. Porque ¿qué más se puede pedir teniéndoles a ellos? Que sí, que ya lo sé. Que no tengo una familia idílica y no soy la tía más perfecta que se merece lo que tiene. Pero tengo unas amigas que son mucho más que eso, que esa palabra se les queda corta, y una familia que si fuera como la de las películas no sería tan imprescindible como esta. Así que sí, no necesito nada más, porque estoy completa, porque si no me lleno yo, ya me rellenan ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario