viernes, 22 de junio de 2012

Y no sé si esto tocó a su fin.




Si lo hicimos mal todo o solo un poco falló. No sé por qué ha tenido que pasar así. Ni tampoco por qué con el tiempo todo se ha ido jodiendo; pero no enfriando porque sigo sintiendo que duele. Porque sigo sintiendo que importas. Porque te sigo queriendo. Y me sigo acordando de todos los momentos. Porque últimamente he pasado de todo y he hecho como si nada. Me he disfrazo con nuestra mejor amiga: indiferencia. Y lo he camuflado todo muy bien. Solo como mi mente sabe hacerlo. Pero siguen volviendo. Todo sigue regresando a mí, taladrándome en el centro. Esos momentos que solo tú y yo conocemos. Esos momentos que sé que si dentro de unos años recordamos nos seguirán moviendo algo por dentro. Pero, ¡joder! Lo haces tan bien que casi parece que no duela.

Pero siguen habiendo estos días raros, de lluvia y no precisamente afuera. Y lo sabemos, aunque no sé si tengo el valor suficiente para asumirlo, lo sabemos. Esto se acaba cuando dices o digo basta, y yo aquí me quedo. Esperando que entiendas que nunca te he necesitado tanto pero que tampoco había estado tan saturada.

He tirado la toalla, he roto las cuerdas de las que pendía, he quemado los peldaños de madera que llevaban a la azotea (donde podríamos haber mirado las estrellas), he tirado a la basura nuestro “contrato” de siempre, he tapiado la puerta-sin puerta que nos comunicaba. Y no sé si quería esto. Porque todo es fruto de enfados mal acumulados. Porque cada vez siento que tú das menos, y que yo te exijo más. Porque quiero que vuelvas a contagiarme tu tonta risa. Porque quiero que me vuelvas a contar tus problemas sin pelos en la lengua. Porque quiero que vuelvas a formar parte de mi día a día. Porque quiero que algo nos diga que no hay un final todavía. Que no estamos rotas. Que de verdad no nos equivocamos. Que nos seguimos necesitando. Que nos seguimos complementando. Que aunque no lo parezca, sigues siendo una importantísima parte de mi vida. Porque quiero seguir a tu lado o tú al mío, fumándonos lo que los demás digan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario