lunes, 17 de marzo de 2014

Miedo

Mentiría si dijera que ya no quedan costumbres que, minuto a minuto, tientan. Y que jamás llegara el momento en que desees perder de vista a quien antes era indispensable en tu vida. Te engañaría si dijera que cada realidad del pasado a día de hoy está superada. Y que, al menos una vez al día, no me escaparía a aquel lugar donde cada paso posee la fragilidad de aquel que está a punto de estallar. Lo haría tanto…

Pero a cada día que pasa siento como me voy endureciendo un pedacito más, y cada vez me siento danzar más al borde de la locura. Ignorando a los demonios que me atormentan y burlando las palabras de aquellos a quienes antes quería. Estoy perdiendo la cabeza. Y es que una baila tantas veces al día al filo de la tristeza que… Que volvería a caer en aquella espiral de porquería.

Una está tan acostumbrada a caer y, después de un par gritos, levantarse, que ya se tira por pura inercia si no tropieza un día. Y cuántas veces vuelve a la cabeza esa puta melancolía. Y cuántas veces la cambiaría por aquellas insalubres manías. La distractora tentación del dolor cuando se va rompiendo la corteza. Y el insensible embobamiento del momento cuando ves la sangre descarrilarse como un puto tranvía.

Siento miedo tantas veces al día. Miedo de mí misma. Y en esos momentos volvería. Caería en picado en la seguridad de ciertos brazos y desaparecería por un tiempo ilimitado. Me tiraría al suelo en cualquier baño hasta que se me fuera la cabeza y ya solo quedaran las lágrimas estrellándose contra mis manos. Hasta sentir ese dolor de garganta tan familiar y mi mente volara lejos de este inservible cuerpo exhausto.

Pero aquí sigo día a día, enfrentándome a estos enfermizos fantasmas y fingiendo que estoy luchando. Como si hallara más motivo que mis constantes vitales en orden, para hacerlo. Como si pudiera llegar el día, y quizá más pronto que tarde, en que gritara a los cuatro vientos que toda esa mierda la he superado. O como quien se agarra al viento y, al abrir las manos, espera ver algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario