miércoles, 4 de mayo de 2016

Y...

Y dolías.
Como volver a leer mensajes de alguien que ahora solo es pasado.
Y tentabas.
Como la promesa de la última vez que hacemos algo malo.
Y caías.
Como las hojas que le sobran a este triste árbol.
Y gritabas.
Como quien tiene tanto que decir y no consigue soltar ni siquiera algo.
Y quemabas.
Como las ganas de Ícaro al acercarse al gran astro.
Y reías.
Como quien ha olvidado las lágrimas que se han llorado.
Y volvías.
Como quien, aún cojeando, regresa a por el último asalto.


Y desaparecías

No hay comentarios:

Publicar un comentario